La ansiedad es incómoda; aunque no tengas que lidiar con ataques de pánico, tus nervios son un dolor cuando no tienes nada que hacer para eliminarlos. Tus manos sudan, tu respiración se acelera, tu corazón late rapidísimo y te envuelves en una actitud tan pesimista, que nadie te tolera.

Si estos sentimientos se vuelven abrumadores y difíciles de manejar, podrías tener un desorden de ansiedad, el cual sólo se trata con terapia, medicamento, o ambos. Pero sí lo único que te falla es el manejo de tus nervios de vez en cuando (como cuando tienes una presentación en el trabajo), no necesitas una pastilla para sentirte mejor.

– Actívate: El ejercicio es una de las mejores formas de aliviar la ansiedad. Los entrenamientos aeróbicos como correr, nadar, andar en bicicleta o caminar son tu mejor opción. Y es que con tanta endorfina, de que tu actitud mejora, mejora.

– Toma un respiro: Qué cliché, ¿no? Pero tomarte un rato para inhalar y exhalar puede aliviar la ansiedad. La respiración abdominal por 20 minutos es más que suficiente para que llegue oxígeno al cerebro y estimule el sistema nervioso para relajar el cuerpo.

La ansiedad, el alcohol, fatiga y estres pueden convertirte en un conductor violento

Por: El Debate Frenar repentinamente el auto para provocar que el de atrás se detenga bruscamente, gritar al conductor del vehículo que tarda en estacionarse o simplemente manejar con una velocidad mayor a la permitida, son unos de los tantos comportamientos que puede pueden definirte como un conductor agresivo.

– Caliéntate: La sensación de calor es naturalmente confortante. Piénsalo: ¿alguna vez has tomado un baño caliente y sentido ansiedad? Hay una razón para eso: la sensación de calor altera los circuitos cerebrales que involucran directamente a la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo.

– Encuentra tu zen: Éntrale a la meditación. Tan sólo 30 minutos de Zen al día pueden disminuir los niveles de depresión y ansiedad un 38%… Y si lo piensas bien, es prácticamente el mismo resultado de un antidepresivo.

– Un té de manzanilla: ¿Nervios? La manzanilla tiene efectos sedativos. Hay estudios que sugieren que suficiente manzanilla puede aliviar la ansiedad con el tiempo. Todavía no se sabe cuál es la cantidad exacta, pero incluso un té puede hacer la diferencia.

– Escucha música: Nada de heavy metal, busca música relajante. El ritmo relaja el sistema nervioso más rápido que cualquier medicamento. Y si la música relajante no te gusta, busca algo que te relaje y sepas que te hace sentir bien.

¿Ansiedad o depresión? Alíviate con terapias con animales

Por: El Debate El contacto con una persona deprimida no es fácil, incluso para los psicoterapeutas. Imagínese una sesión terapéutica en la que un perro retoza alegremente alrededor del paciente y con la mirada le expresa que quiere ser acariciado. Esto puede aliviar la situación considerablemente y es por eso que a menudo se utilizan mascotas como coterapeutas.

– Emociónate: Piensa en algo padre antes de esa entrevista de trabajo. Literalmente dite a ti misma: “Estoy emocionada” una y otra vez para relajarte y suprimir los malos sentimientos.

– Habla con alguien: Si no puedes con la ansiedad, pide ayuda. Tu mejor opción es un terapeuta, pero si no quieres o no tienes suficiente dinero, habla con una de tus mejores amigas. El mismo acto de ser escuchada te hará sentir mucho mejor.

– Estírate: El yoga es intimidante al principio, pero después de un par de clases, es una excelente forma de mejorar fuerza y movilidad, sin mencionar que es buenísima para aliviar la ansiedad y depresión. Y es que la práctica ayuda a regular la actividad nerviosa, además de que libera endorfinas.

– Un masajito: Consiéntete con un masaje profesional. Además de que alivian tensión muscular (un síntoma de la ansiedad), la mayoría de la gente experimenta una disminución del 50% de los síntomas relacionados con el estrés y la ansiedad. ¡Vale la pena!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here